Carta a la AEDE: os habéis quedado cortos

Olvidad mi último post, y todo lo escrito hasta la fecha sobre mis admirados amigos de la AEDE. Son unos genios. Google News cierra en España, y seguramente estén descorchando botellas de champán en su sede. De un plumazo se han cargado una valiosa fuente de tráfico para sus competidores. Para ellos también, pero eso es lo de menos.

Mi crítica hoy a AEDE va por otros derroteros. Chavales, os habéis quedado cortos. Porque, vamos a ver, lo tenéis todo a vuestro favor para hacer el trabajo bien hecho, y en lugar de eso hacéis esta ley que se queda a medio camino de lo que realmente os gustaría.

Porque claro, si yo tuviera el poder que vosotros tenéis, a saber:

  • El poder de dictar leyes a vuestro antojo, como habéis hecho en repetidas ocasiones.
  • Partidos políticos, desde el PP hasta Podemos (yendo de derecha a izquierda, y con algunas excepciones como UPyD), bien mandados, obedientes, calladitos, corruptos y mediocres, dispuestos a plegarse a cualquier exigencia por tonta que parezca con tal de que no les traten mal en los papeles, radios y teles. Y además en medio de una crisis gravísima de credibilidad que esos grupos mediáticos pueden hacer aún peor.
  • Una ciudadanía que en general desconoce estos temas, por mucho que haya muchos internautas furiosos con el asunto.

Pues no me quedaría en un canon irrenunciable para las publicaciones. Puestos a dictar leyes ilegales y que probablemente sean tumbadas por el TC o algún tribunal europeo dentro de unos años, se puede hacer mucho más, porque en esos años toca impunidad ilimitada. A saber:

  • Crear un canon de Internet que paguen todos los ciudadanos y se reparta sólo entre los medios de la AEDE. Oye, si la SGAE consiguió hacer una cosa muy parecida durante décadas y se salió con la suya hasta que lo declararon ilegal, ¿quién dice que vosotros no podáis cobrar por nuestras conexiones que básicamente utilizamos para ver vídeos de gatitos en Facebook? Si es que sois muy naïf. Mirad lo bien que le fue a la SGAE que sus directivos se gastaban 40.000 euros en lupanares y aquí no pasaba nada. ¡Ay, qué tiempos aquellos!
  • Cobrar por los links. Por todos y sin exclusión. ¿Pero qué es esto de que el vulgo comparta vuestros links como si no hubiera clases? ¿Vale acaso lo mismo un link a un vídeo de gatitos que un link a la última historia plagiada por El País a un blog? No, claro que no. ¿Compartes en Facebook o Twitter? Pasa por caja. Ah, y de paso que pasen Facebook y Twitter por caja también, por ser caja de resonancia, a ver si se creen que los retweets también van a salir gratis. ¿Pero qué se ha creído esta gente? Cualquiera que goce del privilegio de mandaros tráfico debe pagar.
  • Ilegalizar Google. Vamos a ver, si los links son claramente malos, ¿qué es esto de dejar operar a esta gente, que encima trata a todos los links por igual, sin distinciones entre vosotros, nada menos que el “Cuarto Poder”, y los demás? Si Google quiere salirse con la suya que lo haga, pero fuera de España, que es la reserva espiritual de Occidente.
  • Finalmente, y ya puestos a ello, cerrar Internet. Seamos un poco realistas. Vosotros vivíais mucho mejor sin la Red. Esto de Internet es un engorro, cada vez vendéis menos periódicos, tenéis menos poder social (el político lo mantenéis, pero ¿hasta cuándo?), menos credibilidad -porque la gente desenmascara la mediocridad muy fácilmente y lo publican en sus blogs-, menos ingresos porque la publicidad en la Red no da ni para pipas y aquí no paga por el contenido ni dios. Así no hay quien pague los coches con chófer de vuestros directivos ni las tarjetas black de vuestros consejeros. Si Corea del Norte puede hacerlo, ¿por qué no vosotros?

En resumen, como diría Federico, sois unos maricomplejines y os habéis quedado a mitad de camino. Espero que la cosa no quede aquí y dentro de un par de años yo no pueda ni escribir un post como este. Porque, esa es otra, ¿no habéis pensado en establecer una censura previa de todo lo que se publica en Internet? Eso sería la bomba, y estos políticos tragan con lo que les echéis. Pensáoslo.

Así que ya sabéis, cuando queráis más ideas no tenéis más que rebuscar un poco y algo saldrá. La alternativa es el caos, el descontrol, la irrelevancia… Y la libertad. Y sabe dios que no queremos nada de eso por estos lares…

 

Reset

Dicen que vivimos la época del gran Reset, el momento de repensarlo todo. Las corrientes subterráneas del cambio, latentes durante décadas, están aflorando y obligándonos, con inusitada rapidez, a repensar los cimientos de grandes pilares de nuestra sociedad.

Así que nos vemos en la obligación de reinventar la economía, demasiado anclada en la sociedad industrial, demasiado lastrada por vicios adquiridos durante décadas, demasiado obsesionada con el crecimiento, el consumismo o la especulación.

Tenemos que reinventar la política, refugio de mediocridad, desconectada de las realidades sociales y anclada en viejas ideologías que a casi nadie representan hoy día, pese a que siguen sirviendo de coartada constante para las tretas sentimentales de los políticos.

Tenemos que reinventar la sociedad, demasiado acostumbrada a una falsa sensación de riqueza creada por la economía y la política. También acostumbrada a dejar hacer, a no inmiscuirse, a no exigir, a obedecer dictados explícitos o implícitos, a ser pieza necesaria de los mecanismos de consumo.

Tenemos que reinventar el management y la empresa, repleto de lugares comunes y escaso en inventiva. Repleto de gestores desapasionados. Sometido invariablemente al Excel, al corto plazo, renunciando al futuro para enjugar el presente. Lleno de “bean counters” y “suits”, escaso en visionarios. En un mundo en el que Apple es la excepción hay motivos para reinventar muchas cosas.

Hay que reinventar mucho más: la educación, las relaciones sociales, las relaciones internacionales, la propiedad intelectual, nuestros propios estilos de vida… En muchos casos, a nosotros mismos.

Y en lo que toca a DiarioIP y a quien esto escribe, para no ser excepción, toca darle también al reset. Y eso es lo que hago. Ahora mismo. Con este post.

2060, un vistazo al pasado

No me he metido a vidente, pero mi último artículo en LibertadDigital es un “que podría pasar” sin más pretensiones que el divertimento. Si en 2060 sigo por aquí, ¿como miraremos esta década en el contexto de las guerras de la propiedad intelectual? Como lo que comenzó todo sí, está claro. Como la década que los gobiernos se decidieron a intervenir fuertemente en la Red también. ¿Pero con qué final? Ahora mismo soy bastante pesimista, pero es posible (luchemos por ello) que la situación caiga por su propio peso. Debemos tener visión de futuro, eso sí, para que mi visión del pasado se acelere cuanto antes y Enrique Dans no acabe en la cárcel ;-P

Leeló aquí