Reset

Dicen que vivimos la época del gran Reset, el momento de repensarlo todo. Las corrientes subterráneas del cambio, latentes durante décadas, están aflorando y obligándonos, con inusitada rapidez, a repensar los cimientos de grandes pilares de nuestra sociedad.

Así que nos vemos en la obligación de reinventar la economía, demasiado anclada en la sociedad industrial, demasiado lastrada por vicios adquiridos durante décadas, demasiado obsesionada con el crecimiento, el consumismo o la especulación.

Tenemos que reinventar la política, refugio de mediocridad, desconectada de las realidades sociales y anclada en viejas ideologías que a casi nadie representan hoy día, pese a que siguen sirviendo de coartada constante para las tretas sentimentales de los políticos.

Tenemos que reinventar la sociedad, demasiado acostumbrada a una falsa sensación de riqueza creada por la economía y la política. También acostumbrada a dejar hacer, a no inmiscuirse, a no exigir, a obedecer dictados explícitos o implícitos, a ser pieza necesaria de los mecanismos de consumo.

Tenemos que reinventar el management y la empresa, repleto de lugares comunes y escaso en inventiva. Repleto de gestores desapasionados. Sometido invariablemente al Excel, al corto plazo, renunciando al futuro para enjugar el presente. Lleno de “bean counters” y “suits”, escaso en visionarios. En un mundo en el que Apple es la excepción hay motivos para reinventar muchas cosas.

Hay que reinventar mucho más: la educación, las relaciones sociales, las relaciones internacionales, la propiedad intelectual, nuestros propios estilos de vida… En muchos casos, a nosotros mismos.

Y en lo que toca a DiarioIP y a quien esto escribe, para no ser excepción, toca darle también al reset. Y eso es lo que hago. Ahora mismo. Con este post.

La deflación y Europa

Abundando sobre este post de El Blog Salmón, un dato muy indicativo es el del diferencial con Europa de inflación. Históricamente, como se observa en el gráfico, el diferencial siempre fue de un punto por encima de Europa. A día de hoy ha caído a -0,9 respecto a Europa. La situación de España es completamente diferente del resto del continente, porque todos ellos han sufrido las subidas y bajadas del petróleo, pero en España la diferencia respecto a Europa ha bajado 1,9 puntos en menos de un año (desde agosto de 2008 se va estrechando el gap). Para quienes todavía se crean la enorme mentira de que nos pasa lo mismo que a los demás deberían reflexionar con este gráfico. Lo que pasa en España tiene una enorme gravedad, y que la ministra reconozca que seguiremos con 4 millones de parados hasta 2012 no hace sino alimentar esa impresión. Lo que ahora mismo la lógica impide creer es que no vayamos a llegar a 5 millones. Ojalá eso no ocurra.

Podéis ver una hoja con todos los datos en Google Docs.