La apoteosis del postureo

Decíamos ayer…  Si la canción de Instagram ya era una insuperable burla del postureo imperante, este video lo lleva a una dimensión más surrealista y desternillante. Como casi todo, el postureo en moderación no tiene nada de malo, todos jugamos a un cierto juego de poses, el problema es cuando se vive para el postureo, la popularidad, el like, retweet, repost…  Por desgracia sobran ejemplos de esto último.

Éste otro video, mucho más serio, habla de otro fenómeno con cierta relación que es la falta de originalidad. Todos ahora podemos compartir nuestro contenido, y probablemente ese contenido no tiene especial originalidad. El video alude a la frustración de crear contenido que otros miles (o millones) han creado con anterioridad. No es un fenómeno que me parezca particularmente frustrante, a fin de cuentas la experiencia de crear ese contenido si es única y subjetivamente valiosa, pero cuando mezclas la falta de originalidad con el abuso del postureo se alcanza un grado de falsedad preocupante. El peor ejemplo que me viene a la cabeza es del de los hipsters clónicos, tipos tan originales que carecen por completo de originalidad, definidos por unas poses, gestos y rituales más predefinidos y prefabricados que los imperantes en la sociedad que aparentemente denuncian.

De momento me quedaré con la sonrisa indisimulada (en ocasiones carcajada) que no puedo evitar cada vez que veo a alguien fotografiando su comida o sacándose una ráfaga de selfies. Si va acompañada de palo de selfie la cosa ya se torna preocupante.  Vemödalen 😉

Vía Microsiervos

P.D. No sé si este blog tiene un futuro (un post al año no parece una buena media), ciertamente tiene pasado, pero como blog personal que es intentaré postear alguna reflexión de vez en cuando. En breve, eso sí, empezaré otro proyecto con bastantes ganas y daré cuenta de ello por aquí.

Escuadrón -suicida- AEDE

Me desayuno hoy con la deliciosa noticia de que Google News España planea cerrar sus puertas si se aprueba finalmente el canon AEDE. Una pésima noticia a todas luces, con la salvedad de que es una decisión que merece el aplauso porque da un portazo en las narices al sinsentido promovido por la AEDE y secundado obedientemente por el partido socialista-popular.

Hacer descaradamente leyes a medida de los intereses de los poderes empresariales en declive y contra los poderes empresariales en auge puede entrañar ciertos problemas de ejecución. Por ejemplo, que la(s) empresa(s) perjudicada(s) decidan mandar a freír espárragos al legislador porque parte de su negocio no consiste en regalar dinero alegremente, o dar limosna, a las industrias en declive.

La particularidad de la ley española creada ad hoc es que convierte la remuneración en algo irrenunciable para los editores, así que afecta tanto a los grupos editoriales que quieren cobrarla como a los medios digitales que no tienen el menor interés en perseguirla (algo que, por otro lado, probablemente sea ilegal). Luego la única opción que le queda a Google frente a eso es cerrar Google News, y ya veremos si no tiene impacto sobre la presentación de los resultados de búsqueda como ha ocurrido en Alemania.

El escuadrón AEDE, experto en embarcarse en operaciones suicidas desde hace 15 años, ha dado con la horma de su zapato. Alguien lo suficientemente poderoso y lo suficientemente razonable para no tener problema en evidenciar el sinsentido y el ridículo absoluto de pagar a aquellas empresas a las que generas valor. Porque, en última instancia ahí está el problema: Google genera valor para los editores, por la vía del tráfico. Los editores, para Google, generan un valor completamente marginal junto a mil millones de webs. ¿Quién es más valioso para quién? La respuesta es bastante obvia.

No ocurre muy a menudo que la legislación, la política, y los juegos de poder se topen con el sentido común tan de bruces. Pero cuando ocurre hay que tomarse un ratito para disfrutarlo. Y ahora la gran pregunta… ¿se aprobará el canon suicida de la AEDE?

 

Monarquía youtube

Ayer vi vía Joi Ito este video de la reina de Jordania, que además tiene su propio canal en Youtube. No es sólo el sentido del humor, es la claridad con la que habla, la ausencia de pompa, el propósito -muy noble, nada de relaciones públicas ni autopromoción de la reina o la monarquía por vía directa-. Rania marca un ejemplo de monarquía “moderna” (sí, es un contrasentido, lo sé) y hace gala de una cercanía que se sale de la norma. No conozco el personaje, ni sus luces ni sus sombras, pero la iniciativa me parece encomiable. Y el video tiene gracia. ¿Os imagináis a Leticia haciendo algo así? Yo no. No, a Sofía tampoco.

Chimpancé geek

No está de más reirse un poco con este chimpancé evolucionista que monta a lomos de un Segway con más soltura de la que muchos emplearíamos. Vía.

Los 10 mandamientos del falso Steve Jobs

El falso Steve Jobs, esa parodia de Jobs que tanta notoriedad ha ganado últimamente, ha inspirado los 10 mandamientos de Jobs, una lista de auténticas perlas de antimanagement… que por desgracia muchos directivos reales cumplen a rajatabla… Traduzo el texto porque es de lo más agudo que he leído últimamente:

  • 1.- Nunca permitas a la gente saber cual es su lugar. Deja que se hagan suposiciones. Mantenles atemorizados. De lo contrario se vuelven complacientes. La creatividad nace del miedo. Piensa en un pintor… se morirá de hambre si no hace su trabajo… Lo mismo pasa con la gente de Apple y Pixar. Vienen a trabajar cada día sabiendo que podría ser el último… trabajan como negros; creeme.
  • 2.- No contrates a la mejor gente. Puedes contratar a alguien mientras les tengas acojonados… Observa la porquería de coches que hacen en Detroit, donde no despiden a nadie. Comparalo con las cosas que hacen en los talleres vietnamitas… No podemos poner en riesgo -literalmente- las vidas de nuestros empleados, pero nunca podríamos haber hecho OS X tan confiable si nuestros ingenieros no creyeran que cada vez que aparece un bug alguno va a ser asesinado.
  • 3.- Asciende sólo a los estúpidos. Pero no a cualquier estúpido. Tienes que encontrar el tipo concreto de estúpido que en realidad se crea que es super brillante. Son unos ejecutivos fantásticos e increiblemente fáciles de manipular. Es fácil localizarlos. Los consultores de McKinsey son candidatos preferenciales.
  • 4.- Nunca le digas a la gente lo que se espera de ellos. Colócales el listón imposiblemente alto, pero -y aquí está el truco- no les digas cual es. Y despídeles si se quedan cortos. ¿Sabes lo que provoca eso en la gente? Les vuelve locos… Los locos son más creativos. Y más productivos. Todos los psicólogos del mundo lo saben.
  • 5.- Un directivo debe ser inconsistente e impredecible. Sé aleatorio. Algún día di que algo es fantástico y quien lo hizo es un genio. Al día siguiente di que es una porquería, y él un patán. Observa como trabajará el tipo ahora, tratando de impresionarte.
  • 6.- No alabes. Nunca. Los gurús del management también recomiendan recompensar el rendimiento…. No estoy de acuerdo… Empieza a alabar a la gente y en breve empezarán a pensar que son tan listos como tú. No puedes permitirte esto. Todos los empleados deben saber en todo momento que tú eres mejor en todos los sentidos que ellos. La crítica repetida de la manera más humillante es la manera de conseguirlo.
  • 7.- Manten los espíritus de la gente rotos. Despide a la gente regularmente sin razón alguna. Pierde los nervios, grítales, insúltales, y luego despídeles. O mejor, no les despidas. Deja que se crean que han sobrevivido durante unos días. Entonces, cuando se hayan relajado, llámales y despídeles.
  • 8.- Enrabiétate. Una táctica que sólo deberías utilizar en circunstancias extremas… literalmente llora, grita y arrástrate por el suelo como un niño de tres años… Funciona porque la gente se impresiona al ver a un adulto llorando y gritando. Harán cualquier cosa para hacer que pares. Brillante.
  • 9.- No hables a los empleados en los ascensores. Yo me subo al ascensor… sonrío y digo hola… A veces los empleados hablan entre ellos, lo que no me incluye a mi. Así que me espero a llegar a mi planta y entonces, mientras la puerta se abre, me doy la vuelta y digo: “lo que acabas de decir está completamente equivocado. No sabes de lo que hablas. Por favor ve a recoger tus cosas…”
  • 10.- Empieza con la campaña de publicidad. Parte de lo que hace a Apple diferente -y sí, mejor- es la manera en la que creamos productos. No empezamos con el producto en sí. Empezamos con los anuncios. Nos pasamos meses sólo con el anuncio… Todos los demás empiezan con el producto. Por eso la mayor parte de la publicidad apesta. En Apple… si no se nos ocurre un buen anuncio, probablemente no lancemos el producto.