Por qué compraré el Apple Watch… 5

El primer producto Apple que me conquistó fue el iPhone 2G, el original. Corría 2007 y todavía no se vendía en España cuando me hice con uno. He tenido casi todos los modelos, y creo que la competencia sigue muy lejos aunque vaya mejorando. En 2009 compré mi primer Mac, que sigue funcionando perfectamente. Desde entonces he comprado otros dos y probablemente en breve compre el cuarto. En 2010 hice cola en Miami para comprar el primer iPad en su lanzamiento (meses antes de su llegada a España). Apple TV (2), accesorios, etc. Creo que a estas alturas se me puede catalogar de fanboy.

Y sin embargo, no voy a comprar el Apple Watch 1 y no tengo especial prisa por probarlo. No es que no me parezca tecnológicamente mucho mejor que la competencia, ni que no le vea un tremendo potencial, es que simplemente, a día de hoy, me parece un producto que soluciona un problema que yo no tengo, y lo hace de una manera que haría mi vida más complicada, en lugar de hacerla más simple.

Los wearables en general me gustan y me parecen útiles… hasta un determinado punto. Pero como dispositivos de consumo de información no sirven, al menos a día de hoy. Ni servían las Google Glass ni sirve ninguno de los smartwatches aparecidos en el mercado hasta ahora. Recibir notificaciones en catorce sitios puede llegar a ser agobiante, como la propia Apple ha puesto de manifiesto con su Continuity en OS X Yosemite. Apple ha privilegiado el mensaje de que su reloj es util para ejecutar apps, recibir o enviar notificaciones o mensajes, contestar llamadas, etc… Pero de todos esos usos sólo me interesan dos: 1) los contextuales, es decir, los que te avisan en el momento y lugar adecuados de algo relevante, y lo hacen inteligentemente; y 2) los que tienen que ver con una actividad concreta en la que la consulta de información es relevante y útil. Escuchar música o, en mi caso, a la hora de hacer deporte. El primer uso está poco desarrollado en el mercado… y además Google va por delante de Apple con su Google Now. El segundo… digamos que hay productos iguales o superiores en el mercado para ello y el Apple Watch no aporta nada en especial.

Luego está la vertiente del dispositivo para recogida de información, y aquí es donde probablemente me rinda tarde o temprano al Apple Watch. Cuando el reloj pueda medir, además de mi pulso, otras muchas variables de mi salud y aconsejarme (a través del iPhone o del Mac) de acuerdo con la evolución de esas variables, entonces el reloj no se separará de mi. Cuando pueda hacer tracking de mi sueño y ayudarme a descansar mejor probablemente lo lleve conmigo todas las noches. Y aunque hay muchos dispositivos intentando hacer todo esto, de Apple espero que lo haga tremendamente bien. Mi Fitbit no lo hace demasiado bien pero de momento no está mal y no espero mucho más de él. El listón que la propia Apple se ha puesto es mucho más alto.

Hay otras cosas que no me gustan del Apple Watch v.1, pero van incluso por detrás de estas consideraciones. La batería dura poco, pero si el aparato es imprescindible eso es lo de menos. La forma en que Apple lo está comercializando no me gusta particularmente, aunque probablemente sea la más adecuada en un sector tan particular como el de la relojería (eso, y que mi naturaleza geek entiende poco los mensajes hedonistas). Los argumentos de venta que ha elegido la empresa no resuenan con mis necesidades, e ignoro si realmente interesan al público masivo que Apple debería esperar de sus productos. A la vista del apabullante éxito del Android Wear yo diría que no, pero Android es Android.

Así que sí, compraré el Apple Watch en algún momento, pero no será esta versión. Si será la versión 2 o la 5 dependerá de las mejoras que se incorporen al producto, pero en su estado actual el Apple Watch parece un germen de lo que Apple quiere, y hasta llegar ahí pueden pasar dos o tres versiones.

¿Comentarios?

Next ArticleLa apoteosis del postureo